La moto, tu mejor aliada en la vuelta al cole

Compartir

Vuelta al cole y con ello a los atascos, las prisas y los problemas de aparcamiento. Si tu moto te permite desplazarte con un pasajero, tal vez pensar en llevar a tu hijo a clase no se te haga tan cuesta arriba. Disfruta de las ventajas de moverte en moto por la ciudad, ahora que vuelven las obligaciones y los deberes.

Vuelta al cole en moto

Septiembre está marcado en verde o en rojo, según las ganas que tengamos de que nuestros retoños vuelvan al cole, en el calendario de todos los padres. Vuelta a la rutina y con ello a las prisas, a los atascos y a los momentos de nerviosismos y estrés que hemos olvidado y, cómo no, a la tan temida cuesta de septiembre.

Llegada esta época el ahorro en tiempo y en dinero es una prioridad para muchas familias. En la ecuación que hacemos para pasar este mes y no llegar a octubre con el agua al cuello, es fundamental pensar en los desplazamientos. Y es que, si reflexionamos en términos económicos, las dos ruedas se anteponen a las cuatro.

Por eso debemos recordar que aparcar a coste cero es una ventaja, también lo es economizar en el consumo de gasolina y en el mantenimiento de la moto. Tema aparte, pero que nos sirve para seguir ahorrando, es el que tiene que ver con los seguros. La mayoría de las pólizas de scooters tendrán un coste menor que la de un automóvil. Todo son beneficios en materia de ahorro, pero no podremos materializarlas si no tenemos una moto homologada para llevar a dos pasajeros. Si tu motocicleta lo permite y tu hijo tiene más de 12 años podréis desplazaros juntos. Excepcionalmente la norma autoriza a los mayores de 7, a viajar en motocicletas y ciclomotores, siempre que vayan pilotados por sus progenitores o una persona autorizada.

Debemos tener en cuenta el ahorro, sin olvidarnos nunca de la seguridad. Por eso hay que recordar que llevar a un pasajero siempre exige mayor atención y si hablamos de un menor, toda precaución será poca. Por ese motivo, y antes de iniciar cualquier desplazamiento, colocaremos los retrovisores un poco más bajos para tener controlado, todo el tiempo, al niño y tendremos muy presentes, durante todo el trayecto, los sustos más comunes, que podemos encontrarnos sobre dos ruedas.

El primero y más obvio tiene que ver con el peso. Al llevar un pasajero, la motocicleta se manejará con menos ligereza y, además, no sabemos cuál será el comportamiento, imprevisible de nuestro hijo ante una curva o un movimiento inesperado. Importante también será acordarse del espacio, el hueco que tendremos al pasar entre coches puede ser menor, ya que las rodillas del pasajero pueden sobresalir más de lo que pensamos.

Tenemos que prestar especial atención a los cruces y también a los vehículos que circulan y no olvidarnos nunca de llevar el pulgar izquierdo en la bocina. Este gesto alertará al otro vehículo y a tu pasajero.

Presta especial atención en:

- Congestiones y atascos: sería interesante evitarlas y, si no nos queda más remedio, tener todos los sentidos funcionando.

- Colegios: puede escaparse un balón, nos podemos encontrar con niños dando vueltas sin mirar.

- Pasos de peatones: un coche mal estacionado puede complicar la visibilidad y encontrarnos, de repente, un niño cruzando, sin haberlo visto..

- Los Vehículos en doble fila también dificultan la visión. Hay que prestar especial atención al pasarlos y también estar pendientes de que puedan iniciar la marcha.

Para finalizar nuestras recomendaciones deciros que no estaría de más que revisáramos la presión de las ruedas, frenos.

Tras este repaso os deseamos, que el nuevo curso lo aprobéis con sobresaliente; sobre todo en precaución y seguridad.