¡Ponte el casco y siempre elige bien la talla!

Compartir

​La llegada de Papa Noel o los Reyes está a la vuelta de la esquina y una de los regalos que vamos a pedir este año es un casco. Hemos echado un vistazo a lo que podemos encontrar ahora en el mercado y más o menos tenemos claro lo que necesitamos y nos gusta… Tener cristalino el modelo que queremos es difícil, pero, a veces, resulta más complicado saber si nos encaja bien o mal el casco. Hoy te vamos a dar unas pautas para que no te equivoques con la talla, que vas a encargar a los Magos de Oriente.

 

Tenemos que cambiar el casco de nuestra moto y en estas fechas en las que estamos, hemos decidido esperar un poco y encargárselo a Papa Noel o los Reyes Magos. Ya sabemos qué tipo de casco queremos. Este año vamos a empezar 2018 con mucho color y la gama que ha diseñado Agatha Ruiz de La Prada para Luma nos ha encantado. Por lo tanto, cualquiera de estos que podéis encontrar y comprar en esta tienda online nos encanta para ir subidas en la moto.

Toca la hora de las pruebas y estás pensando en que no tienes claro si el casco te encaja del todo bien. En este post te vamos a dar una serie de apuntes que te servirán a la hora de elegir la talla y ponerle en bandeja el trabajo a los Reyes Magos. Son muchos regalos los que tienen que hacer y hay que facilitarles las cosas.

No todo el mundo entiende que este es el paso más importante, antes de comprar un casco. Si el casco no te encaja bien, puede no resultar todo lo seguro que debiera, si sufres un accidente. También debes de tener claro que dos cascos de la misma talla, uno te puede encajar y otro no; por lo tanto, tienes que saber cuál es tu talla en función de tus medidas y comprobarlo.

Empezamos por el principio. Es fundamental probarse el casco en persona, a no ser que la tienda online, donde vas a comprarlo, te asegure el cambio.

Consejos 

  1. Lo primero que tienes que hacer es medir el perímetro de la cabeza. Para ello coge la cinta métrica, la pones encima de las cejas y la pasas por la parte superior de la nunca. Tienes que ir a las tablas del fabricante y comprobar qué talla necesitas.
  2. Con el casco en la mano, te lo pruebas. Tienes que tener en cuenta que el casco se debe ajustar a tu cabeza, pero nunca hacerte daño. Entra dentro de lo normal que el casco, inicialmente, te oprima un poco. Por eso es recomendable que pases un rato con el casco puesto en la tienda.
  3. Abrochado el casco, no debe salirse. Si el casco se mueve mucho, tienes que ser consciente de que te estás equivocando de talla. ¡Imagina lo que puede pasar, cuando te subas a la moto, velocidad, baches...!
  4. Si al quitarte el casco, ves que las mejillas las tienes marcadas piensa: si me bajo de la moto, tras un día de rodada: ¿Cómo estaré? A veces es cuestión de probar diferentes modelos.

Si has tomado buena nota de esto, recuerda, antes de subir a la moto, que el casco siempre hay que abrocharlo bien. Cierra y ajusta a la medida la hebilla por debajo de la barbilla, para evitar que el casco salga despedido, cuando cojas velocidad.

Ten cuidado a la hora de meter la cabeza en el caso. Olvídate de meter la cabeza a las bravas, no te traerá nada bueno.

  • Cuidado con dolor en la frente. Muy habitual. 
  • En las mejillas tiene que apretar un poco porque no debe de poder girarse.
  • Atención con calotas de fabricantes y marcas de otras zonas del mundo. La forma de la cabeza es distinta.