¿Sabes cómo limpiar tu casco? Toma nota y tu casco lo agradecerá

Compartir

Que los cascos tienen una fecha de caducidad, no es algo nuevo para ti. El tiempo hace que los componentes pierdan sus propiedades y eso obliga a comprar uno nuevo cada cinco u ocho años, dependiendo los materiales con los que se haya fabricado. Si no quieres adelantar ese cambio, lee atentamente este post, donde vamos a explicar qué puedes hacer para alargar su vida útil y tenerlo siempre limpio.

Dice mi madre que lo mejor para no tener que limpiar es no manchar. Una vez más, sus palabras, se vuelven a convertir en frases llenas de sentido común, pero hay situaciones que no podemos evitar: nos subimos en la moto, hacemos una rodada y volvemos a casa… ¿Cuántos mosquitos nos hemos llevado puestos?, ¿Seguimos viendo tan bién cómo lo hacíamos antes? ¿Cómo se encuentra la pantalla del casco?

Pero para ensuciar un casco no hace falta sacar la moto de la ciudad. En verano con el sudor manchamos el interior del mismo y toda la “porquería” con la que nos encontramos en la urbe, se va pegando… Por lo tanto, cada cierto tiempo es interesante que le dediquemos unos minutos a nuestro casco y lo mimemos.

¡Por muchos motivos, se lo merece! Hoy vamos a detallar cómo puedes limpiarlo.

Antes de ponernos manos a la obra, lo que hay que hacer es leer las instrucciones del fabricante. Esta pequeña lectura, te pondrá en el camino.

Leído este texto empieza con una limpieza genérica, que te proponemos para el exterior.

En el mercado hay muchos productos específicos para poner a punto las distintas partes del casco, pero nosotros vamos a intentar simplificar un poco las cosas. No queremos que, por no tener estos productos, retrases este ejercicio.

  • Cogemos una esponja húmeda y jabón neutro y limpiamos la calota. Recuerda que la paciencia es muy importante en este ejercicio, ya que los insectos y residuos se pueden resistir.
  • Presta atención a la hora de limpiar. Cuidado con no empapar el interior y que el agua no se cuele por las ventilaciones.
  • ¡Limpia la pantalla en cuanto se te ensucie y verás mucho más! Si se te mancha en un viaje, para en una gasolinera, entra en el baño, mójala y échate un poco de jabón en los dedos. Frota con suavidad, para evitar rallarla, y aclárala con agua. Después coge un trozo de papel suave y sécala con movimientos de arriba abajo. La tendrás lista en unos segundos.
  • No desistas, si lo dejas para mañana todo estará más seco y costará mucho quitarlo.
  • Con el casco limpio, es recomendable secarlo con un paño. El sentido común será también, como en la vida, importante a la hora de lavar el casco. No lo limpies nunca con agua a presión, puede dañar el interior del mismo.

Ya sabes qué tienes que hacer con el exterior y ahora te vamos a dar algunas pautas para hacer lo propio con el interior.

Lo primero a tener en cuenta es si el casco es desmontable o no. Una característica importante a la hora de comprarlo. Si puedes extraer el interior, la limpieza será más efectiva y fácil.

De todas formas, que no cunda el pánico. Si el casco no se puede desmontar, también puedes limpiarlo. ¿Cómo? Así:

  • Limpia con mucho cuidado y emplea agua y jabón neutro.
  • Hay que buscar un recipiente lo suficientemente grande y proceder sin desmontarlo. Algunos se sorprenden la primera vez que lo hacen, puesto que el agua saldrá negra. La labor es mucho mas fácil cuando el casco se puede desmontar.
  • Lo primero que tienes que hacer es retirar la zona acolchada y lavarla con agua, jabón neutro y un cepillo.
  • Los más perezosos apuestan por meter esta parte del casco en la lavadora, a una temperatura de 30 grados y utilizar jabón para prendas delicadas. Es importante no poner una temperatura más alta, ya que corremos el riesgo de que se encoja. Esta opción no es la que utilizaría yo para mi casco, pero sí que tenemos que reconocer que es mucho más rápida.

- Finalizado este proceso, lo secaremos al aire.

Para terminar este post te damos unas recomendaciones para el uso cotidiano conservación del casco. No nos costará nada llevarlas a cabo y alargará la vida del mismo.

  • Es importante traspórtalo en una bolsa específica.
  • Dejarlo secar en una zona ventilada con la pantalla abierta, una vez utilizado.
  • Nunca dejar los guantes dentro del casco.
  • Procurar guardarlo siempre limpio.