Vacaciones en moto: ¿Con qué ropa viajo?

Compartir

Viajar en moto es un gran plan para el verano y si no lo has probado, no puedes tardar más en hacerlo. Para que todo nos salga perfecto debemos controlar, ante de salir, algunos aspectos. La primera recomendación, después de poner a punto nuestra moto, es: elegir bien nuestro equipaje y sobre todo la ropa con la que iremos encima de la moto. No importa cuál sea el destino final y si el calor es insoportable o no, lo que siempre debemos llevar son casco, cazadora con protecciones y guantes. Recuerda que en moto menos, siempre es más.

Aprender a viajar en moto con lo justo, es fundamental para disfrutar de un gran confort. Debemos olvidarnos del: “y si necesito esto…”. Lo que NO es imprescindible, nos sobra. Si en algún momento lo necesitamos, seguro que podremos comprarlo en ruta. Una ruta que definiremos, antes de salir de casa, para saber las carreteras por las que tenemos que pasar. Controlado el trayecto toca pensar en qué metemos en nuestra maleta.

Pese a que el calor nos acompañe todo el viaje, sea corto o largo, siempre debemos llevar puesto el casco. También Incluiremos entre nuestros objetos obligatorios la cazadora y los guantes.

Debemos olvidarnos de pantalones cortos y chancletas, aunque vayamos a la vuelta de la esquina. La carretera nos puede sorprender a dos metros de nuestro garaje. Ir bien protegidos evitará heridas importantes, incluso, en trayectos cortos.

El verano, en la mayoría de los casos, implica calor y más si vamos en moto, pero con unos pocos trucos podremos viajar seguros, cómodos y sin achicharrarnos.

Los fabricantes de ropa para moto han confeccionado, en los últimos años, prendas para viajar mucho más fresquitos y a la vez protegidos. Empezamos por el accesorio más importante: El casco.

Es fundamental llevarlo homologado, sin caducar, bien conservado y que, en días de mucho calor, nos permita coger un poco de aire… En este sentido, son muy prácticos los modulares. Pueden funcionar como cascos abiertos o como integrales. Son muy cómodos, pero sólo se podrán abrir en momentos puntuales. Está prohibido circular con la parte del mentón levantada en forma de visera, por este motivo muchos motoristas deciden no utilizarlos y comprar un integral.

 

 

De todas formas, el calor en medio de la ciudad, no es el mismo que en carretera. Cuando vivas tu primera experiencia encima de la moto lo comprobarás. A no ser que estés en mitad de un atasco, en carretera el calor es muy relativo. Algunos motoristas optan por un truco para evitar la canícula: ponerse debajo de la ropa de moto una camiseta técnica y unos culotes. Este tipo de ropa hará que el sudor se absorba con facilidad, por lo que iremos más cómodos durante el viaje. Esto va a gusto de cada uno, pero lo que sí es importante es que tengamos en cuenta, a la hora de combatir las altas temperaturas, que tanto chaqueta como pantalones estén perforados. Prendas como la Chaqueta Travel 3.0 de LUMA, disponen de un sistema de ventilación en zonas centrales y laterales, protecciones para codos, hombros y espalda, además de ser impermiable.

Para las mujeres que lo deseen LUMA ha sacado la V.Evo 2.0 Lady, que es también una buena alternativa para las amantes de los viajes en moto.Se trata de una cazadora perforada, también lleva protecciones, es impermeable y está confeccionada en un tejido exterior en Taslan de nylon. Este modelo dispone de un pequeño detalle de lo más práctico: incluye unos tirantes elásticos para transportar la chaqueta sin llevarla puesta.

Aunque es cierto que los materiales perforados nos ayudarán a pasar menos calor, no debemos olvidarnos nunca del sentido común. Viajar las primeras horas nos permitirá dar esquinazo al calor, durante unos cuantos kilómetros. Además, la luz será mucho más bonita y encontraremos menos tráfico. Pero si no nos queda más remedio que viajar cuando el sol aprieta con más fuerza, tenemos que cubrirnos todo el cuerpo para evitar las quemaduras. Una zona sensible es la que queda al descubierto entre el guante y la chaqueta. Para sortear los rayos del astro Rey, recomendamos los guantes de caña alta y sobre todo, que tengan una buena ventilación. Durante todo el trayecto, nuestras manos lo agradecerán.

 

Si no tenéis guantes de caña alta os damos un consejo: poneros una buena crema con protección alta. Aunque no lo parezca, si no cubrimos esta zona, podemos lamentarlo al concluir la jornada. Con la ropa imprescindible encima no debemos olvidarnos de tomar mucha agua durante el trayecto o bebidas isotónicas que son buenas para refrescarnos y mantener el nivel de minerales en el cuerpo. A la hora de almorzar: hay que dejar de lado las comidas copiosas y apostar por las barritas energéticas ocupan muy poco sitio y son un excelente aperitivo.

Estamos seguros de que pondréis en práctica, algunos de nuestros consejos y recordar que lo barato sale caro, y en el caso de la moto "lo caro" puede salir carísimo.

¡Buenas vacaciones a todos!