¡Nos vamos de viaje! ¿Tienes tu moto a punto?

Compartir

El buen tiempo, la época estival y los días de asueto invitan a coger la moto y llegar a algún destino. Lejos o cerca pero siempre a dos ruedas. En destino nos esperan horas de descanso, cientos de fotografías que hacer o personas a las que abrazar. Es el momento de poner a punto nuestra moto porque: ¡Cerramos por vacaciones!

Todo momento es bueno para subirnos en la moto y hacer kilómetros, pero el verano se convierte en la época preferida por casi todos para disfrutar.

Si eres de los que lleva mucho tiempo pensando en quemar asfalto, mientras dejas atardeceres de ensueño a tus espaldas, tienes que leer este post con lo imprescindible antes de salir de casa. Lo primero que tenemos que elegir es el destino, cerrar la compañía con la que viajar, elegir las carreteras por las que vamos a rodar y después de reservar los lugares en los que vamos a pernoctar, llega el momento de preocuparnos por el estado de nuestra moto.

Lo primero que debemos hacer es una revisión de la moto. Para ello lo mejor es llevar nuestro vehículo a un taller especializado, donde le harán una revisión completa. Pero si somos amantes de la mecánica, antes de hacer una salida larga, como pueden ser estas vacaciones de verano, debemos empezar por vigilar cuál es el nivel de aceite y líquido refrigerante de nuestra moto.

La puesta a punto es fundamental para evitar algunas averías, que pueden ser previsibles.

¡Empezamos por los frenos! Tenemos que comprobar y tener muy en cuenta, cuál es el estado de las pastillas de freno. Como muchos sabréis las pastillas duran, más o menos, en función de nuestra conducción .

También la cadena necesitará que le echemos un vistazo. Siempre debemos comprobar cómo está la tensión y el estado de su lubricación. Listos estos aspectos, antes de salir de viaje nos ahorrarán algún que otro disgusto y nos permitirá disfrutar de nuestras vacaciones desde que nos subamos a la moto.

Una forma de evitar un accidente y aumentar el nivel de seguridad será también comprobar la presión y el estado de los neumáticos. En el peor de los casos, si no están bien conservados, habrá que cambiarlos antes de iniciar la rodada. Sin embargo, si lo único que les pasa es que han tenido pérdida de aire, tendremos que solucionarlo antes de la salida.

Otro elemento fundamental en la moto son las luces. Tienen que funcionar bien siempre. Debemos prestar especial atención a las traseras ya que son, normalmente, las que se escapan de nuestro ángulo de visión.

Con la moto puesta a punto, nuestra recomendación es que viajes con poco pero nunca olvides en casa lo IMPRESCINDIBLE.

Lleva en tu bolsa algo de ropa seca, nunca se nos debe olvidar la protección para manos y pies y un kit, aunque se básico, de herramientas y otro kit, en esta ocasión, antipinchazos . El kit de emergencia no ocupa mucho espacio y, si tenemos la mala suerte de pinchar, nos permitirá arreglar el neumático y llegar al taller más cercano.

Vistazo rápido a nuestro equipaje:

1- Guantes de moto

2- Kit básico de emergencia

3- Chaleco reflectante

4- Botiquín primeros auxilios