Protege tu bici: Elige bien tu candado

Compartir

Si tienes bicicleta y te mueves a diario con ella deberías leer este post. Hoy te proponemos una serie de antirrobos que te permitirán volver a casa pedaleando.

Las bicicletas son, en las ciudades preparadas para ello, un trasporte muy recomendable. No contaminan, nos permiten hacer ejercicio y no suponen un gasto excesivo. Salvo a la hora de hacer la inversión inicial: su compra, y escoger un buen candado para asegurarla. A todas luces se convierte en un vehículo económico y muy saludable. Por ese motivo y en los últimos años, hay muchas personas que las utilizan a diario.

La falta de aparcamientos destinados a estos vehículos de dos ruedas, nos obliga a amarrarlOs a un árbol, farola o poste. Siempre es conveniente llevar un buen candado para asegurarar las bicis. De no hacerlo, a la vuelta de nuestra parada podemos encontrarnos o NO con nuestra bicicleta.

En el post de hoy os vamos a mostrar algunos candados, que podemos comprar en el mercado y que nos ayudarán a ponérselo un poquito más difícil, a la persona que se encapriche de nuestra bicicleta.

¿Qué debe tener un candado? Un candado debe cumplir estas dos cualidades: Tiene que ser disuasorio por eso en LUMA utilizamos colores, para que se vean y además tienen que ser resistente (para que en caso de ataque suponga un obstáculo al robo). Si además está homologado, significa que la resistencia del antirrobo está certificada por un organismo ajeno a la marca. Debemos saber que, para que un antirrobo reciba la certificación de homologado, tiene que superar con éxito las pruebas de resistencia a los ataques de robo, tales como el corte, la torsión, golpe... que siempre serán realizadas por los centros de homologación. Si superan los tiempos de ataque estimados conseguirán esta certificación. Teniendo claro este dato, debemos comentaros que uno de los antirrobos que goza de mayor popularidad entre los usuarios de bicis, son los conocidos como TIPO U o Horquillas. Se recomiendan porque son fáciles de transportar, seguros ya que es complicado cortarlos y disponen de bombillo antiganzúa.

ESCUDO 55 HU

Este modelo fabricado con cuerpo en acero endurecido y arco de este mismo material, dispone de una tapa antihumedad, que se convierte en una buena opción cuando buscamos un candado para nuestra bicicleta de alta gama.

Disponen de muchos adeptos también, entre los usuarios de bicis, los antirrobos conocidos como CADENAS. Con un nivel de seguridad similar a las horquillas, pero con la ventaja de que la flexibilidad les permite adaptarse a cualquier espacio y llegar más lejos son una muy buena opción para candar nuestras bicis.

ESCUDO 38 CHAIN

El siguiente antirrobo del que os vamos a hablar es el conocido como ARTICULADO. Aquí nuestra recomendación pasa por mostraros las ventajas del Escudo Carpenter. Es plegable por lo que ocupa poco espacio, cuando no lo estamos usando. Es un candado fabricado en acero cementado y considerado de alta seguridad por Luma. 

ESCUDO CARPENTER AZUL

Pero estos no son los únicos ARTICULADOS que podemos encontrar en el mercado. Si vamos a comprar uno de estos candados debemos prestar especial atención al diámetro del cable: si es menor de 10mm se convierten en presa fácil para cualquier ladrón. Sin embargo, los de mayor diámetro son, evidentemente, más resistentes, pero tampoco son una presa difícil para los amigos de lo ajeno. No obstante, cuentan con múltiples bondades: son muy manejables, fáciles de transportar y también nos permite abarcar distintas partes de la bici y poder amarrarlo a un poste fijo, siempre, dependiendo de sus dimensiones.

ENDURO 885 ARTICULATED

Otro tipo de antirrobo fácil de candar y de transportar son las espirales. Como recomendación, los antirrobos articulados, de cable y espirales es mejor utilizarlos como complementarios (para atar las ruedas, accesorios, sillín...) para el cuadro siempre será mejor, que pongamos una cadena o una horquilla. No obstante, uno de sus puntos a favor es el precio: son realmente económicos.

Enumerados todos estos candados, siempre hay que tener presente y recordar algunas de estas pautas:

1- Es muy importante candar la bicicleta en un lugar visible, para que los ladrones cuando se pongan manos a la obra, se vean intimidados.

2- Siempre que las circunstancias lo permitan, debemos candar nuestra bici a un poste fijo.

3- No debemos dejar el candado cerca del suelo, allí será más fácil forzarlo.

4- Sustituir los cierres rápidos de la bicicleta (ruedas y sillín) por tuercas antirrobo. Si no lo hacemos, además de pasar el antirrobo por el cuadro, también tendremos que pasarlo por la rueda delantera.