Toma nota: Consejos para candar tu bicicleta

Compartir

¿Tenéis una bicicleta que se ha convertido en vuestra compañera del alma? ¿Habéis hecho una gran inversión al comprarla? Entonces no escatiméis a la hora de asegurarla. Si vuestra bicicleta os ha costado un buen dinero o es casi parte de la familia, no se lo pongáis fácil a los cacos. En este post os vamos a dar unas recomendaciones de cómo candar, de una forma eficaz, vuestra bici.  

 

Las bicicletas son para el verano, como ya lo contaba Fernando Fernán Gómez en su obra de teatro, estrenada hace más de 30 años. Pero poco tiene que ver el argumento de esta función con lo que vamos a contaros a continuación, aunque el título nos sirve y de qué manera para iniciar este texto…

Las bicis son un medio de transporte con ventajas no sólo para las personas, sino también para el medioambiente. Muchos la utilizan durante todo el año, pero sin lugar a dudas es en verano cuando la gente se anima y aumenta el número de bicicletas, que circulan por las calles.

En este post vamos a daros unas recomendaciones sobre cuál es la mejor manera de asegurar nuestra bici. Algunos de los consejos que vamos a contar en este post, no nos llevarán apenas tiempo ponerlos en práctica y nos asegurarán la vuelta a casa, sobre el sillín de nuestro velocípedo.

Hay mucha leyenda urbana alrededor de los candados para bicicletas y cierto es que algunos amigos de lo ajeno aseguran que podrían abrir hasta el más sofisticado, una afirmación con la que no estamos de acuerdo. Lo que también dicen y nosotros queremos resaltar es: que no debemos de relajarnos nunca a la hora de aparcar nuestra bici. Cada vez que hagamos una parada, por pequeña que sea, tenemos que asegurarla.

En los últimos tiempos han aumentado de forma significativa los robos de estos vehículos de dos ruedas y este dato debemos tenerlo en cuenta y no tomarlo a la ligera. ¿Cómo podemos evitar que se la lleven? Lo mejor es dejar la bici en un lugar donde transite mucha gente o con videovigilancia, aunque para muchos ladrones, las cámaras no son disuasorias y no les intimidan a la hora de cometer un robo.

Y ya que nos ponemos a hacer las cosas bien, deberíamos hacerlo como nos apuntan los expertos, que inciden en resaltar que todas las medidas, que tomemos son pocas… Entre sus recomendaciones una de las más importantes pasa por: candar siempre nuestra bicicleta por muy corta que sea la parada que vamos hacer. Además, insisten en que no sirve sólo con ponerle un candado que la bloquee. Las bicis, cada vez son más ligeras, y los cacos pueden cargarlas al hombro y darnos un gran disgusto. Por ese motivo será necesario fijarla a un objeto, necesariamente sólido. Asegura al menos una rueda y el cuadro. Si tienes que elegir, los más valioso de nuestras bicicletas, suele ser el cuadro.

También es importante tener en cuenta que la inversión en un buen candado puede ser la mejor forma de conservar nuestro velocípedo. Consulta en tu tienda de confianza y busca los que no se puedan cortar con una cizalla en unos segundos.

Hecha esta inversión, nos recuerdan que no debemos aparcar siempre en el mismo sitio y, mucho menos, dejar el candado sin bicicleta, estaríamos dando muchas pistas. Si lo hacemos así, le estamos facilitando al caco el trabajo. Otra de las recomendaciones pasa por atar la bici a cierta altura (por encima de 50 cm). Se ha comprobado que los antirrobos cercanos al suelo o en contacto con él son los más fáciles de romper.

Por último, debemos de tener muy presente un hecho: Si encontramos la rueda de nuestra bicicleta pinchada, no debemos dejar la bicicleta allí, hay que cargarla y llevarla a casa. Lo más probable es que alguien le haya echado un ojo y quiera quedarse con ella, en cuanto deje de haber monos en la costa.

Un último consejo: conservar siempre la factura y fotos de la bici y apuntar el número de serie del cuadro. Si nos roban la bici, estos tres pasos, nos pueden ayudar a encontrarla.